CINE. "The adventures of Iron Pussy", de Apichatpong Weerasethakul. Tailandia, 2003.




qué precioso y perturbador encanto tienen las cosas fallidas, los fracasos que casi tocaron la victoria. a mí me pasa lo mismo con las películas, esas que pudieron serlo todo pero que tienen fallas, grietas pero, a pesar de todo, se sostienen por un milagroso ápice gravitatorio que podría ser, simplemente, el talento o la ilusión de quienes la hicieron. en el caso de “the adventures of iron pussy”, probablemente ambos factores contribuyen a hacer que su visionado, desde el principio, se convierta en un agradable aunque intermitente placer. la serie B, la voluntad de trasguedir, el buenismo, las múltiples referencias al cine clásico, y, también, lo innovador, el pulso de un cineasta, de nombre impronunciable, que ha creado algunos de los minutos más gloriosos de los últimos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s