Nunca he estado muy bien de la cabeza. Desequilibrado, depresivo, autocomplaciente.

Mi abuelo murió en febrero. Te conocí en marzo. No sé qué hubiera sido de mí de no haberte encontrado.

Ahora recuerdo que hacía los viajes a Madrid llorando. El coche me parecía un lugar íntimo, personal, donde poder desahogarme con total impunidad. Entre medias, el tiempo contigo.

Ha pasado un año. Ahora lloro menos.

Este es mi mensaje de San Valentín, Juan.

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s