Página de diario


Él me enseñó a beber té, ella a no confiar del todo en la gente. El primero abrió y destrozó. Quemó los puentes a su paso.

Él me enseñó lo que era amar y ser feliz, en dosis ínfimas pero plenas. Aún lo recuerdo, cuando él apenas tendrá una imagen clara de mi rostro.

Tengo que ponerme a régimen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s