CINE. "La evasión" (Le trou), de Jacques Becker. Francia, 1960

La evasión (Le trou es el título original) son dos horas de puro cine. Del de antes, esto es, palomitero sin dejar de ser de autor. Dos horas que pasan como un suspiro, en medio de personajes definidos, de un suave deslizar de la trama que prepara para el golpe final. Y hasta aquí la crítica normal, comienza el análisis friki:

El protagonista es gayer. Tú ya te lo hueles cuando le ves tan mono, tan de poses, con esos ojitos de corderito degollado en mitad de los presos. Pero es que luego claramente se enamora del jefe de la banda, y para apoyar mi queer theory tengo varias conversaciones que son de cajón.Y miradas. Y gestos. Y el cierre de la película, la decisión que toma, no hace sino confirmarlo: es despecho.

Otra cosa es el actorazo que hace de manitas oficial de la banda:

¡Zas!  ¡Toma ya mirada potente, Marlon Brando!
Fotograma de uno de los momentos más emocionantes del film.

El único chocho de la peli. Y separado por una alambrada.

Esa cara tiene un nombre: pánico a la vagina.

Contemos el % de metraje que se pasan los pobres actores picando piedra.

Los novios instantáneos.
Este pobre ya se olía el percal…

La mismica cara que puse cuando me mandaron el borrador de la Renta.

Contigo, pan y cebolla… que rima con…

Pero bueno, dejando de lado mi punto de vista desviado, recomiendo con viveza la película. Yo la he visto en versión doblada y no pierde demasiado, así que… ¡adelante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s