CINE. "Sed de mal (Touch of Evil)", de Orson Welles. USA, 1958


Comencemos por las cosas evidentes:

Tiene una escena de arranque magistral. Charlton Heston está guapérrimo. Janet Leight está de infarto y con lencería fina all the time. La fotografía es estupenda, los movimientos de cámara y el montaje arriesgados, la música acertada. Claro, es una peli de Orson Welles.

Sigamos con el título: Touch of evil, que se podría traducir por “Un toque de maldad”, aunque los españolitos de 1958 decidieron llamarla “Sed de mal”, que lo cierto es que me gusta más incluso.

Pero maldad, no hay mucha. Hay personajes cobardes y valientes, mezquinos y nobles (estos menos), y una interesante crítica contra los estamentos policiales y su corrupción, además de una (tímida) defensa de la cultura mexicana frente a la yanki, o, más bien, un canto (bajito, a sotto voce) a favor de la integración.

También está Marlene Dietrich, en un personaje excesivo “a priori” que la actrizaca consigue manejar con tino y unos ojos que traspasan la pantalla, las retinas y el acero inoxidable. La escena final es para ella, a pesar de que el bueno de Orson Welles se esfuerce hasta la médula en acapararla. Bueno, de ella y del pechote peludote de Heston.

Tiene también la película, no nos engañemos, puntos flacos. Algunos vienen directamente del guión: resulta, por ejemplo, ridículo e inverosímil, que al principio de la película un policía lleve a una mujer hasta un hotel apartado para protegerla de una banda mafiosa, y en el trayecto recoja al jefe mafioso… y vayan todos juntos hasta el hotel. Le falta al policía pagar a los malos el viaje para que puedan hacer con la pobre mujer lo que quieran.

Otro pluff es el doblaje, desganado y que pierde la riqueza del baile entre castellano-mexicano e inglés de la original. Tampoco ayuda el personaje (o el actor, no lo tengo claro) que hace de tontaina recepcionista nocturno de hotel. No se sabe si tiene registro cómico o trágico. Pero no.

Salvando estas cosillas, la peli se disfruta muy palomiteramente, muy cine negro, muy de todo, y tengo que decir que me recordó a una película y una serie modernas muy celebradas: Traffic y Weeds.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s