Crónicas (gay) carnívoras



No sé cómo te llamas, de dónde eres, si te gusta Faulkner, prefieres Thomas Mann o si, por el contrario, solo utilizas libros para calzar la mesa del comedor de tu abuela. No sé nada de ti, pero sospecho que en la cama serás un fiera, insaciable, tal y como te descubrí, hace unas semanas, en uno de esos canales temáticos nuevos compuesto, básicamente, por programas rarunos norteamericanos. 
“Crónicas Carnívoras”, se llama el tuyo, un recorrido por los restaurantes que ofrecen premios o fama al comensal que logre devorar platos gigantescos. Tú, presentador y estrella, te ofreces a superar todos ellos, con un ansia y apetito adorables, ingenuos y puros. Quiero decir que, al verte comer una hamburguesa del tamaño de la enciclopedia británica, sé que todo lo harás igual de bien. 

A veces tienes amigotes para que te acompañen en tus bacanales gastronómicas, invitados de lujo que suelen ser, como tú, de gran tamaño y buenas tragaderas. Qué expresión más bella, “de buenas tragaderas”. No me digáis que no estoy sutil hoy.
Entre estos guest-stars podemos destacar a dos que, además, salieron en el mismo episodio de CC. Que, digámoslo ya, es el único que he visto hasta la fecha (más que nada porque este programa me da hambre y hago zapeo rápidamente). 
El primero, un calvo bombero. 

 El segundo, un chef gigante con barba y cara de buenazo-osazo.


 

Con lo cual… “Heaven, I´m in heaven…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s