De conspiraciones mundiales y tíos buenos

Es hora de que hablemos de lo importante, tanta mierda de crisis y de banqueros corruptos y estados opresivos. Es hora de sacar a la luz pública una conspiración mundial de primera orden, cargada de tinieblas y mal rollin.
Digámoslo sin más. El portavoz del comisario de Economía de la Unión Europea, Simon O’Connor, está más que bueno. Buenorris total. Para hacerle varios hijos.
“Aquí estoy porque he venido, he venido luego aquí estoy. Fondo azul, azul fondo, barbita de unos días, y ahora os expongo”
P: ¿Tira usted más para el pescado o para la carne? R: Me considero vegano con recaídas en los churrascos.

Tres mujeres ávidas  de sexo y con la líbido a la altura del Annapurna han puesto un cartelón gigante de Simon en su ofi.

No sé si es pariente, pero vaya fotaca de la Sinead, ¿eh? Qué loca está, la hijaputa, jaja… Adorei.
 A ver cómo coño van los periodistas a entender algo (y mucho menos a preguntar dudas, zonas oscuras de sus declaraciones) cuando el susodicho está como para mojar pan. Bastante tienen los plumillas con no lanzarle las bragas o los gayumbos en las comparecencias, resucitando los tiempos del otrora célebre Jezulín de Ubrique en sus corridas-bukakes con mujeres histéricas -en el primigenio sentido de la palabra-.
Uno duda mucho que la elección del macizorro este para hablar de Economía, en medio de la debacle de la UE, sea cuestión de sus logros y ajena a su físico. Este señor está ahí colocado para distraer a toda la población de sus palabras, porque mientras estamos tocándonos frente al televisor se nos olvida apuntar el qué, el cómo y el cuánto de los robos que padecemos diariamente de las diferentes administraciones, de los estamentos intrincados, transversales, que resucitan la burocracia pura, kafkiana.
No es que haya muchas imágenes de este señor en la Red. No sé si me entendéis… (c.o.n.s.p.i.r.a.c.i.o.n)
Creo que empezaréis ya, por tanto, a comprender el alcance de este maligno plan de dominación, de sumisión planetaria. Mientras O´Connor sonríe, declama, mueve los labios, parpadea en los plasmas de nuestros hogares, otras manos, pagadas por los mismos que le han colocado a él en el estado, otras manos nos quitan la cartera y hasta la identidad. La casa, los ahorros, los derechos, y hasta el concepto de ser persona, de pertenecer al género humano.
Moriremos, nos extinguiremos. Como los dinosaurios que alzaron la vista, hace millones de años, ante una estela luminosa, bellísima, en el cielo jurásico. La que señalaba su destrucción. Nosotros, más prosaicos, nos entretenemos en los pliegues del traje del portavoz económico. Morir con placer. Tampoco es mal plan, después de todo.
Esta es la representación más fidedigna que he hallado en internet sobre el meteorito destructor de dinosaurios embelesados.
Anuncios

Un comentario en “De conspiraciones mundiales y tíos buenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s