DOCTOR WHO: La Era Moderna del Doctor y por qué sabemos que ES COMUNISTA

La era del Séptimo Doctor es, sin lugar a dudas, la primera netamente moderna de la serie. En la saga, por ejemplo, The Greatest Show in the Galaxy, podemos encontrar varios elementos que nos invitan a pensar así.

El primer morreo (MORREO) de la serie, hasta ahora, muy apocada (aunque los escotazos de algunas acompañantes, a partir del Cuarto, ya apuntaban maneras).

Las escenas tipo Blade Runner, con una escenografía hipercuidada (que ya se vieron con Peri y una escena cuqui… ¿hemos hablado de Cuqui, mosquita muerta que al final se escapa con un tiarrón, la muy japutis?).

Los efectos especiales mejoran a lot. Una nave espacial que no parece de cartón piedra, unas explosiones que no parecen petarditos, sangre que podría ser sangre.

Los cameos involuntarios y flashforwardianos. Por exemplo, aquí tenemos a un antepasado (o descendiente) de Harry Potter, o algo parecido.

Y aquí no me podéis negar que es el Matthew Bellamy de Muse, ¿eh? Bueno, claro, me lo podéis negar, pero vaya, que yo lo suelto.

Ya no hay recelo en cargarse a gente. De hecho, en la era del Séptimo se vio la primera escena gore, con un humanoide desintegrándose como si fuera esto una de Sam Raimi. La pareja de marujas que se querían comer a la pepitoria a una compi del doctor también eran muy hardcore. Y el rollo canibalismo ya lo vivió el Sexto en Sevilla. Es que todo esto tiene para un libro, ¿eh?

La música: los 80 están en apogeo, y eso significa música very hortera, con alguna concesión. El mega equipo de música portátil de Ace (su chaqueta hortera con su nombre en la espalda) deja paso, en la saga circense, a un maestro de ceremonias que RAPEA. Como el Príncipe de Bel Air. Y es negro y todo. Seriously.

¿He dicho ya que Ace me mola? Pues me mola. Y es otra prueba de que la Modernidad ha llegado a Doctor Who. La chica domina las escenas de acción y las protagoniza, lejos ya de las típicas acompañantes del Doctor que lo único que saben hacer bien es ser secuestradas y caer durante las persecuciones. ¿Feminismo en ciernes? Puede. Ojo, que Ace también lo hace, pero, aparte, pega mamporros y dispara bazukas. YEAH.

===============

Al margen de todo esto, he estado pensando que, al final, las historias de Doctor Who, desde el mismico comienzo, tratan siempre de lo mismo. De la lucha del Bien contra el Mal, sí, de un pacifismo a ultranza, también. Ecologismo, solidaridad, lucha contra la xenofobia en todas sus vertientes, contra el temor al diferente. Pero también trata sobre la revolución y, ay, me atrevería a decir, es una revolución de izquierdas, una explosión de rabia e indignación del débil, el explotado, contra el fuerte, el amo. El esquema de cada historia incluye a una sociedad apocada, doblegada por un tirano que posee la tecnología, la fuerza, o al Monstruo, el Mito con el que poder ejercer el poder. La llegada del Doctor a ese mundo, a esa historia, trunca los planes malévolos. Revela a los explotados que lo están siendo, les hace conscientes de las cadenas que los retienen, y, además, les ofrece las herramientas para liberarse. Que se pueden resumir en una sola: el conocimiento.
Creo que de eso trata, esencialmente, Doctor Who. De un mundo mucho más justo, esté donde esté en el Tiempo y en el Espacio. De la Justicia Universal. Sí, lo habéis adivinado: Doctor Who es comunista.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s