Sin Blanca Songs: un conjunto de canciones de amor y bolsillos vacíos

¿El dinero da la felicidad? Pues a algunas personas sí, claro. Y a otras el olor de los billetes hasta las enamora. Pero también pasa al revés: las penurias económicas son el perfecto caldo de cultivo de los romances desesperados, agónicos y más bellos. O por lo menos, inspiran algunas de las mejores canciones de (des)amor que es, al fin y al cabo, de lo que trata este post. La buena de Sia ha conseguido el pelotazo del verano con sus placeres baratos, en el que canta precisamente eso de que no quiere dinero, solo bailar y tal… algo que también pregonara Jessie J en el hit que la catapultó al éxito. Pero estas son solo el aperitivo… vamos con las más jugosas…

tumblr_lql5lycxgv1qzwk5jo1_500

¡Arrancamos!

  • “Me casaré cuando me enamore” de Francisco Nixon. Empezamos fuerte, claro. “Me casaré cuando me enamore, pero no por miedo a quedarme solo o sin dinero” es el verso inicial de este himno glorioso al amor puro, cotidiano y romántico en el mejor sentido de la palabra. “Si vienen niños, Dios proveerá. Y si no hay dinero, pues no habrá dinero. Y si es aburrido, yo lo haré divertido”. Yo no sé ustedes, pero a mí me cantan o componen esto Y ME CASO IPSO FACTO.
  • “Cuando el destino/Pobre del pobre” de Bambino. Quienes me conocen saben que esta canción es para mí religión. Desde el mítico “he venido a reírme de tu pene” ya se anuncia un jitazo incontestable que, en esta versión, reúne dos canciones en una sola sin que noten las junturas ni nada. Pero vamos a lo de ser pobretonchis. Resulta que Bambino está muy reconcomido (#MeTienesQuemadísima) con un señor o señora que le ha dejado plantado, y encima se va a casar, por toda la cara, así que el prota al menos le canta las 40, never said better: “Te vas a casar, pues que seas muy feliz. Yo no tuve dinero para comprar tu felicidad”. In other words… Y el estribillo “Pobre del pobre que vive soñando un cielo, sin un consuelo…tú te vas a casar, yo no te guardo rencor. Yo sé que el dinero cubre los anhelos de tu corazón”. KABOOM.
  • “Cada uno por su lado” de La Habitación Roja. Una pequeña joya de la discografía de LHR es esta balada a medio tiempo con una letra en la que el protagonista no tiene un duro pero al que el amor le alimenta. Aunque sea no correspondido. “No sé cómo llegaré a fin de mes / Pero estoy enamorado, ya me las arreglaré. Sé que tú sí llegarás a fin de mes / Pero lo que no sé es con quién”. Aquí ya empiezan las dudas y se tambalea la certeza del amor, y el prota pasa del “estoy enamorado” ay maybe, baby: “Todavía no he pensado lo que haré / Creo que estoy enamorado, mañana lo pensaré / Sé que tú tienes muy claro lo que hacer / Pero lo que no sé es con quién”.
  • “Jeane” de The Smiths. Una de las primeras de la legendaria banda comandada por Morrissey fue esta urgente declaración de intenciones en la que se habla de pisos decadentes (“¿Cómo puedes llamar a esto un hogar, si sabes que es una tumba?”)  y de un amor que se intentó (“We tried and we failed”) pero fracasó.  Es una temática en la que The Smiths reincidió en la primera parte de su carrera, como cuando Moz se preguntaba “Who is rich and who is poor?” en “You’ve got everything now”.
  • “The Living Dead” de Suede. No me extenderé porque, al igual que con Bambino, tengo previsto un post sobre Suede. Esta -preciosa y triste- balada cuenta la historia de cómo la falta de dinero y de drogas rompe una pareja. El amor en los 90, vaya. Brett comienza preguntando “¿Dónde está todo el dinero? ¡Te estoy hablando! Con todos esos agujeros en el brazo… ” a su amante yonki, para luego soltarle la bomba: “¿Qué harás cuando estés sol@? Porque yo debo irme”. Y por si acaso la persona abandonada presenta objeciones, el cantante se guarda artillería: “¿Dónde está esa vida de diversión que me prometiste?”, en plan rencor máximo. Suede, como los primeros Smiths, gustaban de cantar sobre la clase obrera británica y, en varios casos, sobre la falta de recursos económicos, encontrando en esa desesperación y en esa simpleza la belleza de lo cotidiano. Luego hicieron Head Music y la cagaron, claro, pero, como digo, no adelantemos acontecimientos…

Por cierto, que la temática de “eres yonki y me vas a arrastrar a tu espiral de autodestrucción así que mejor de dejo en la estacada” también la abordó, y de manera magistral, el otrora GRAN Rufus Wainwright en “Leaving for Paris”, basándose, además, en su propia vida -su ex murió meses después por una sobredosis-.

  • “No tengo dinero” de Juan Gabriel. Googleando para buscar más títulos encontré esta joyita -hay que ver el vídeo- de JG, que ofrece lo que parece: una bonita historia de amor sincero pero sin un penique. Eso sí, el chaval va con la verdad por delante desde el principio, en plan: estoy sin un jandún, pero tengo mucho cariño y tal. La chica pone cara de que sí pero yo creo que es un NEXT. Trágicas líneas: “Yo sé que a mi lado / Tú te sientes / Pero mucho muy feliz (sic) / Y sé que al decirte / Que soy pobre / no vuelves a sonreír / Qué va”. Qué duro es el último “qué va”. Estoy pensando que esta lista iba de lo poderoso que es el amor para sobreponerse a la falta de dinero y solo pongo ejemplos de lo contrario. Pues… vaya. Sí. DEAL WITH IT.

(si tenéis fuerza, echad un vistazo al reboot que hizo el propio JG de su jitazo con Wisin) ((atención a la portada del disco)) (((TODO ES UN DRAMA Y UNA FIESTA A LA VEZ)))

  • “No me importa el dinero” de Los auténticos decadentes con Julieta Venegas. “No me tumba un viento frío”, qué cosa más bonita de canción, por favore. Claro que la voz de Julieta ayuda mucho, pero la letra es de esas de contra viento y marea. El intríngulis es que uno de los dos de la pareja ha perdido el trabajo pero lo esconde por temor a que el otro / la otra le abandone al enterarse. Pero no es así. La respuesta: “A mí no me importa el dinero / tengo lo que yo más quiero a mi lado / sos mi escudo ante el miedo / y aunque se derrumba el cielo…”. ❤

(No olvidemos otro feat de la Venegas, en este caso con Los Tigres del Norte, en el que la morriña por la patria hace cantar a un emigrante mexicano desde USA “¿De qué me sirve el dinero si estoy como prisionero dentro de esta gran nación?”, en la estupenda “Jaula de oro“). ¡Ou! Y hablando de penitenciarías doradas…

  • “Cárcel de oro” de Concha Piquer. La coplera más grande EVER nos canta aquí la desgracia de una chica pobretonchis a la que su rico marido coloca entre palacios y rodeada de lujos, pero ella se agobia cantidubi. “No sirvo pa’ vivir en esa cárcel de oro”. Así que la moza se larga por ahí en busca, suponemos, de una buena fiesta trance en mitad de un descampado. Pero hete aquí que la jovenzuela se da cuenta de que la libertá sin VISA oro no vale ni un eurico, con lo que arría velas. “Yo me fui por los caminos / y al momento mis volantes se enredaron entre espinos” y reflexiona, o recula, y decide que el amor de su ricachón maridín no estaba tampoco tan mal. “Valen más que los tesoros del moro tus cariños pa’ mí”. En realidad la copla es mucho más desgarrada que esto, pero os la dejo para vuestro disfrute:

7b5e4f03d76b34e73e7af4524e820c8b.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s