La espada y la pluma

 

El 4 de diciembre, en Barcelona, cinco personas se bajaron de un coche para perseguir a dos chicos que paseaban por la calle porque uno llevaba el brazo por encima del hombro del otro. Los cinco valientes persiguieron a la pareja de amigos al grito de “Os vamos a matar, maricones de mierda”, antes de pegarles unas cuantas hostias que les mandaron al hospital y, luego, a la comisaría (1).

Unas semanas antes, en el metro de Madrid, un señor con un bebé en brazos le dio una patada a un desconocido tras declamar la poética frase: “¡Maricón! Suerte que tengo al niño en brazos”. (2)

También en octubre, pero en Ciudad Real, un tipo le partió dos dientes a un chico de veinte años a la salida de una discoteca tras calificarle en voz alta de “maricón”. (3)

Podría seguir con la enumeración de ataques relacionados con la orientación sexual. Si teclean en Google “agresión homófoba”, verán que sorprendentemente lo de gritar “maricón” suele colocarse justo antes de partirle la boca a un desconocido del que se sospecha que es homosexual. En 2016 (4) se produjeron -solo en la comunidad de Madrid- 240 “incidentes de odio”, según la asociación Arcópoli. En Madrid. La cuna del Orgullo, de lo moderno, de lo “tolerante”. Imaginen en otros sitios. En otros ambientes. De cualquier modo, esos 240 ataques son solo la punta del iceberg. El 75% de los casos no se denuncian.

Y me preguntan por qué me molesta que se use “maricón” como sinónimo de “cobarde”. Será que tengo la piel muy fina. O que soy un palurdo. Podría extenderme, dar razones, reflexionar. Pero estamos en 2017, y hay gente que sigue defendiendo que la canción “Puto” de Molotov (1997) no tiene ninguna connotación de homofobia o de incitación al odio. Que lo de “Matarile al maricón” es una reclamación política, contra los cobardes. Otra vez la cobardía.

La falta de valor es la de los cinco cavernícolas que se bajaron del coche en Barcelona para perseguir a dos chicos al grito de “maricones”. Si queréis una palabra fuerte para insultar a un cobarde, probad con “heteros ofendiditos”. O gritad más.

Y no os engañéis, no sois héroes contracorriente en una era de ultra-corrección política: sois cromañones; estáis abocados a la extinción.

 

*fuentes:

https://elpais.com/ccaa/2017/12/03/catalunya/1512330601_091180.html

https://elsaltodiario.com/lgtbiq/el-80-de-las-agresiones-homofobas-se-produce-por-la-noche-y-en-la-via-publica-

http://www.lanzadigital.com/provincia/ciudad-real/denuncian-una-agresion-homofoba-adolescente-la-zona-torreon/

http://contraelodio.org/ 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s