Chun-Li contra el heteropatriarcado

Yo, a principios de los 90, era un prepúber gordo y sabelotodo con peligrosa tendencia al amaneramiento. Contaba con un puñado de amigos tan descastados como yo, aunque por otras razones: propensión a la delincuencia juvenil, problemas en casa, desequilibrios mentales latentes y a punto de eclosionar.

Para mi generación, el plan de los viernes y sábados por la noche consistía en quedar en los recreativos o en el parque, haciendo botellón y, luego, ir a la discoteca o al pub que estuviera de moda aquella temporada. Yo nunca pasaba de la primera parada: las máquinas recreativas. ¿Ir a una discoteca donde el objetivo era ligar -CON CHICAS-? No, gracias, ya tenía bastantes complejos a esas alturas.

Fotografías de los salones recreativos de los 80 6

Hasta la llegada de las consolas, que aunaban el placer del videojuego con la tranquilidad y el entorno controlado de tu propia casa, los salones de recreativas eran un lugar paradisíaco. Me gustaban muchos juegos: de plataformas como Pitfall, de ingenio y velocidad de reflejos como Pang, de golpear enemigos para avanzar por los escenarios… o aquellos en los que elegías un luchador y te enfrentabas a la máquina o a otro jugador, género en el que Street Fighter II (SF2) fue el rey indiscutible durante muchos años.

street-fighter-2-turbo-game.png

En SF2 había varios personajes para elegir: un luchador de sumo, karatekas, malotes de barrio, extrañas bestias salidas de algún experimento genético fallido… Muchos, variados… y solo una chica, Chun-Li. Al ganar su combate, Chun-Li saltaba de alegría como una colegiala y gritaba algo en chino que, para los españolitos de entonces, sonaba a “Ya está”, ¡yastá!

Escoger a Chun-Li para jugar a Street Fighter II era un acto valiente y reivindicativo, aunque no lo supiéramos, aunque fuera inconsciente. Hacerlo, siendo chico, equivalía a “ser un marica” o, lo que era lo mismo en el mundo del insulto heteropatriarcal adolescente, “ser una chica”. Para la pobre lógica y el escaso raciocinio del cerebro machirulo, el personaje de la chica solo podía escogerlo una chica, si es que alguna se atrevía a jugar en salones recreativos -por aquel entonces, territorio casi exclusivo de los mozos y de su acné.

Chun-Li_(CFA)

El caso es que yo escogía siempre a Chun-Li. Pasaba por alto las miradas, los chascarrillos, los comentarios condescendientes. Era una luchadora muy completa, rápida y con un golpe especial demoledor: la patada ultrarápida, en la que su pierna golpeaba decenas, cientos de veces al rival hasta que esa parte de su cuerpo se convertía en un borrón azul. Llegaba a las últimas fases si jugaba contra la máquina, aunque las verdaderas satisfacciones me las proporcionaban los combates contra los otros chicos, los habituales de los salones recreativos: machitos, sobrados de apariencia malota y quinqui que pretendían amedrentarme antes de comenzar, con su mero aspecto, su mayor edad y altura. Yo me centraba en la pantalla, el juego:

Start, FIGHT!

Y les ganaba. No tenía rival. A mis doce, trece años, nadie podía derrotarme en las recreativas de mi barrio. Sonreía al final, cuando los chicos se frustraban, los amigos incluso se mofaban de ellos: “Te ha ganado una chica”, y se referían por igual a Chun-Li y a mí, pero no me importaba. Aquellas victorias en el videojuego eran mis pequeñas venganzas. Pateando, dando puñetazos virtuales con mi cuerpo de chica oriental a mostrencos de dos metros, a rusos inflados de esteroides, a militares norteamericanos con afición por la violencia callejera, golpeaba también la homofobia latente o gritada contra mí, contra los que eran como yo; devolvía la violencia que ejercían los compañeros de clase o simples extraños que me cruzaba por la calle y me llamaban marica .

Chun-Li derrotaba al rival y yo también saltaba de alegría en mi interior: ganaría, sobreviviría.


5 respuestas a “Chun-Li contra el heteropatriarcado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s