Las mejores canciones de 2020: música a pesar de todo

¿Por qué seguimos haciendo listas de lo mejor del año? Pues no lo sé. Durante los meses de confinamiento, y eso sí que lo sé, escuché mucha música. Algunas de esas canciones se fueron directas a mi top de 2020. Quizá, con el tiempo, llegue a aborrecerlas tan solo por el hecho de recordarme a cómo la vida, nuestras vidas, cambiaron por un virus. Algunas más que otras. Con todo, las canciones siguen; los libros continúan.

  1. Physical, de Dua Lipa. De esas canciones que se te meten dentro, muy dentro a la primera escucha. Un jitazo incontestable por el que Dua Lipa debería ganar todos los premios habidos y por haber, además de vender discos como rosquillas. Esperemos que la industria musical y los fanes la recompensen por hacer algo más luminoso este año.
  2. Hand Out The Drugs, de Kite. Uno de mis descubrimientos musicales de este año fueron los Kite, una banda que es algo así como el reverso oscuro de Chvrches. Aunque, precisamente este single, es más animado y alegre.
  3. Moonlight Popolare, de Mahmood. Otro de mis artistas más escuchados este año fue el italiano Mahmood, y una de sus rolas de 2020 fue esta enérgica (y positiva, sin llegar a entender la letra) “Moonlight Popolare”. Eso sí, lo poco que capto, me encanta: “hablas de tu vida como si fueran páginas del Corán” o “la luna ilumina una casa humilde”.
  4. El gran volcán, de Salvador Tóxico. Una letra intensa, repleta de verdad, y una producción bestial, inmersiva. Una experiencia envuelta en forma de canción y con la aportación de La Bien Querida.
  5. You’re too Precious, de James Blake. Una tonada (rola, tonada… vivan los términos del español transoceánico, baby) de factura casi experimental, que recuerda al mejor Frank Ocean y hasta a Anohni.
  6. Ya nooo, de trashi. Bendito Spotify que me hizo escuchar en su lista de recomendación semanal esta maravilla. “Ya nooo” (con tres oes) es una canción vital, plena de energía, que desprende buen rollo a raudales aunque la letra va de que pasan de nuestro culo. Pero, a pesar de ello, seguimos adelante.
  7. Error garrafal, de Trusty y Viaotica. Por el buen rollo, las ganas de bailar, lo fácil que te transporta a un lugar agradable y ligero.
  8. Hero, de Weezer. La ración anual de mi banda de rock favorita ever. Parecen en buena forma, y yo no puedo más que alegrarme e incluirles en mi lista, rezandito porque su próximo álbum sea de los buenos, buenos. “Todo el mundo necesita a un héroe / pero yo no soy como los demás / yo camino solo”. ¡Toma ya!
  9. Bron, de Lykke Li. La nueva de esta artistaza es en sueco, su idioma natal, según he leído por ahí. Pero que esté en un idioma incomprensible para mí (y no en inglés, como nos tenía acostumbrados) no resta un ápice de intensidad, épica, belleza a la canción, la primera que saca desde hace año y pico. ¿No debería estar en los altares esta mujer?
  10. Nunca estoy, de C. Tangana. Como en el caso de la canción que inauguraba esta lista, “Nunca estoy” es otra que te llega en la primera escucha. Aunque de manera radicalmente diferente: si la de Dua Lipa te invita a vivir, a bailar, inyectando optimismo y ganas de comerte el mundo (y a lo que se te ponga por delante), esta de Tangana es de las que desgarra. El videoclip, como todos los suyos de esta última tanda, amplifica el significado y alcance de la canción. En resumidas cuentas: una maravilla. Y van varias de este chico ya.

Hubo más que barajé: René, de Residente, ideal para llorar; Swill, de Jónsi, y Letter to my Ex, de GIRLI, para bailar. Y de mi Bad Bunny, las inmensas Dakiti y Sorry papi, con algunas de sus rimas dignas del premio Loewe: “ya mismo va a amanecer / a ti te doy hasta la clave de mi cel”, o “ese culo es alta definición / si quieres, yo pago una suscripción”, “tú te mereces caminar en pasarelas / quiero hacerte un gol y que suenen las vuvucelas”. Es que *corazones*

Como siempre (y aunque nunca me hacéis caso), os invito a que me dejéis en comentarios algunas aportaciones: si os gusta mi lista, qué quitaríais, qué añadiríais. Y, si queréis escuchar el decálogo en Spotify, aquí tenéis el link. 😉

Actualización de 21 de enero de 2021: incorporo a la lista la de Trashy por razón de causa mayor (es un temón) y se baja de la lista Design, de PXXR GVNG. Esto es lo que decía de “Design”: Yung Beef y derivados tienen la extraña habilidad de engancharme a sus burradas traperas, ya desde aquel mítico Ready pa morir. En esta “Design” nos encontramos con versos preciosos como “Un saludo pa mis lokis, ¿qué pasa loki?” o la maravilla de evolución de las “bichis” del prota, que pasan de ninfómanas a “autónomas” para que nadie las pise.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s