(1992-1996) De cuando Suede era el grupo destinado a salvar la música -y nuestras vidas

En 2018 se cumplió el 25 aniversario del debut de Suede, que se estrenaba con un disco homónimo que, desde la misma portada, sacudía los polvorientos estamentos de la música pop-rock de los 90. Corría el año 1993 y cuatro jovenzuelos que coqueteaban con las drogas y tenían un talento innato para la buena música ya habían aparecido en la portada de la NME -sin tener el album en el mercado aún, ya les llamaban “The Best New Band in Britain”.
 
Claro que estas bodas de plata son un arma de doble filo: nos hacen recordar aquellos buenos tiempos, esos tres discazos, pero, AY: HICIERON MÁS. De eso hablaremos en otra ocasión, si tenemos tiempo y ganas de ponernos de mal humor.
 
Este post es para recordar los tiempos en los que Suede eran lo puto mejor del universo musical. Unos profetas de guitarras poderosas, casi punk en ocasiones, y melodías cuasi perfectas que encajaban como un guante con unas letras plagadas de poesía, mitos del cine clásico y homosexualidad a porrillo. Para un adolescente en el armario como yo, maravilla tras maravilla.
 
“Suede”, “Dog Man Star” y “Coming Up” forman un trío espectacular de discos con melodías, sinfonías y letras profundas, incisivas, irónicas. El primero es más descarnado, más a la yugular. El segundo supone un golpe más estudiado, bellísimo, pleno de producción y reflexiones, casi operístico. El tercero es una vuelta a los orígenes que pierde gran parte de la melancolía, del nihilismo; un canto a la vida (y a la música, y a los fans).
 
Para mí, Suede acaban ahí. El resto de la discografía, con contadas excepciones (de las que quizá hablemos en otro post), no existe en mi mente. Ni mucho menos en mi corazón.
 
¿Cuál es vuestra canción -o vuestro álbum- favorito de los británicos? Os dejo con algunas de las mías.
Del segundo disco, este trallazo pop que destacaba entre otros cortes más densos (y extensos).
Del primer álbum; fabulosa, intensa y oscura.
Del tercer largo nos quedamos con esta balada preciosista, juguetona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s